lunes, 15 de diciembre de 2008

Seducción irreductible


Él le dijo (citando a Oliveiro que citaba a Girondo):… “Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!”.
Y, ella, se lanzó desde lo más alto. Pero las alas de su imaginación no evitaron que apareciera,
muertita, en el fondo del acantilado.

6 comentarios:

Flo :) dijo...

hay que terrible!!!!
pero las alas.....las alas...
el amor no te da alas? la imaginacion no te da alas? que paso con ella? no creyó lo suficiente en que era un ángel?
las alas...las alas...
www.palabrasparaconsolarme.blogspot.com
FlO :)

Luna dijo...

¡Qué cabrón este Oliveiro!...No pretendía que le seducieran: él era el que estaba seduciendo...
Pero acabó quedándose solo, solito, porque no supo jugar sus cartas adecuadamente (ni siquiera se guardó un as en la manga): ¡todas se despeñaron...!
(Ahora que lo pienso, no es un cabroncete, sino un pobre diablo...jejeje)

Dulce dijo...

Lo mismo te digo, seguro que él si que no sabía volar, menudo farfollas!!!! Qué manía de exigir tanto que volemos como que pleguemos las alas!!!
Claro que sabemos volar y a veces tan lejos que ni siquiera un jodío murciélago podría alcanzarnos...

Mararía dijo...

Flo: bienvenida a mi mundo...

Me parece que creyó más en él...

Luna: solo palabras, palabras... juegos de mesas, juegos de palabras, juegos de seducción...

Dulce: por lo general suele pasar...
"irreductiblemente lo que yo tampoco les perdono(a ellos) es que no sepan volar".

abrazos muchos besos de a dosxtres=seis

pielroja dijo...

si hubiera tomado un red bull, seguramente no hubiera pasado nada, jajajaja

Mararía dijo...

ja ja ja muy bueno...Felicidades a todos-as
besos besos besos