viernes, 5 de diciembre de 2008

Mirada


Ella, lo amó, lo amó hasta quedarse ciega. Y, en ese estado, deseó que, si alguna vez veía de nuevo, fuese a través de los ojos de su amado. Una noche, mientras él se miraba ante su espejo, su deseo le fue concedido, desde entonces lo aborrece.

4 comentarios:

Dulce dijo...

Cuanto más corto más tétrico.

Luna dijo...

Cuidado con los deseos...y cuidado con el poder de las palabras.

Mararía dijo...

te lo parece dulce?

el poder de las palabras...el poder de los deseos...solo deseo mirar con mis ojos y encontrar mis palabras...

Gracias besos dos y dos

Luna dijo...

Preciosa contestación, Mararía: "solo deseo mirar con mis ojos y encontar mis palabras..."
Besos