jueves, 23 de octubre de 2008

Buscando tu alma


He querido obviar tu dolor, quizás porque lo comprendo, tan bien. He querido rétracter(negar), he querido saltarme mis propias reglas “la principal”.

Y todo porque, de pronto, me empeñé en vivir deprisa, en ser más egoísta, en vivir el momento. Me empeñé en no culparme, en hacer simplemente un paréntesis. ¡Mi vida ha sido, tan aburrida a veces! que no quería, no podía dejar escapar, toda esta adrenalina.

Me han contado, que no es bueno ir tan de frente, tan de verdad, lo que se lleva es la impostura. Pero yo soy así, me tomas o me dejas, puedo parecer simple pero…soy compleja, muy compleja.

Y sí, me encanta explorar, descubrir. Me pareció, aquella noche, en casa de tu amigo, hallar en tu mirada toda la tristeza que escondía en la mía. Sí, amor, tocaste mi alma, y yo, como una idiota, sigo empeñada en desvelar, todos tus abismos.

Mi cama, de pronto, se ha vuelto tan grande, y esta isla tan chica. Quiero escapar, pero no encuentro adonde. Tal vez porque, donde único deseo perderme, es ahí, entre tus brazos. Para decirte por fin Te amo. Y que Tú no te extrañes.


8 comentarios:

Dulce dijo...

Pues nada, entrégate, que es lo peor que puede pasarte??? Es duro reconocer tus propias debilidades y si sabes donde quieres perderte es inútil y triste huir, es tan corta la vida, tan dura a veces...como para rechazar la felicidad cuando sabes donde puedes encontrarla, a pesar de uno mismo.

Luna dijo...

Lo difícil no es decir "te amo" sino dejarse llevar por esos sentimientos con todas sus consecuencias. ¡Hay que lanzarse al abismo!.. ten por seguro, que siempre te sostendrán y ese vuelo sin alas (sin garantías) MERECE la pena.
Asumamos nuestras debilidades y la de los otros.
Siente: eso es sinónimo de estar VIVO...

Mararía dijo...

Mi querida Dulce, que una tenga claro, donde quiere perderse, no implica que el otro esté dispuesto a dejarse...o sí, pero no de la misma forma...

Dos besos

Mararía dijo...

Luna, lunera...

Para mí, sí, es difícil decir: "Te amo" es más, te confieso, que yo jamás, lo he dicho, jamás lo he verbalizado. Si finalmente alguna vez lo digo, será cierto muy cierto.
Y yo, siempre, me lanzo, vivir es lo único que sé, a sentir no me niego...
Por eso, a veces, me siento tan idiota!!!


Dos besos

Pejooe dijo...

Arriesgada carta al desamor, o al amor mal entendido. Tienes el mal del insularismo, vivir en una isla a veces es complicado, sobre todo cuando esta pasa del estadio físico al mental y uno se choca siempre con las mismas orillas.

Me pregunto por que le tendremos tanto miedo al mar, a tirarnos a él sin pensar, amarlo con todas las consecuencias y hacérselo saber.

Será que un día una ola nos cogió mal y nos dio más revolcones de los deseados.

Sobre lo de decir o no te amo, lo importante no es decirlo, sino demostrarlo sin miedo a no ser correspondido.

(¿Tú simple?, ¿es una broma no?

Mararía dijo...

Pe...

"Desamor"..."amor mal entendido" puede, el amor y yo estamos peleados, ja ja ja

Sí, lo peor es la isla mental, donde a veces nos metemos...

No lo digo es cierto, pero no sé hacer otra cosa más que amar, vivir...

No es una broma, es lo que aparento, pero las apariencias engañan...tú me conoces a través de este blog, la gente que me rodea no me conoce tan íntimamente...tal vez alguno muy pocos.

Dos besos Pe...

PD:
Te pregunto: ¿a qué cambia mucho escribir, sobre la idea romántica, de la muerte...a que te muerda de cerca?

Pejooe dijo...

La muerte... ese tema me obsesiona, supongo que te habrás dado cuenta, en mis relatos todos acaban muriendo, a alguien acaba muriendo o, como mínimo, algo se acaba muriendo.

Pero la muerte la tenemos mal interpretada, no debe ser el final de algo sino el principio de otra cosa. O quizás, esa debe ser la forma de verlo, la más sana.

Fuera de "Coelhismos" absurdos, la muerte es eso, algo muere y de ahí no queda nada, no hay más, finito, fin. Solo de esa manera vale vivir esta vida al máximo con todas sus consecuencias.

Yo soy de los que defiende el paraíso terrenal, ese que está lleno de espigas y que a veces duele, a veces da placer o a veces hace que te desangres. Ese paraíso es el verdadero, el que duele y se siente.

P.D: Te pregunto: ¿ a qué cambia mucho escribir sobre el amor? no es lo mismo lo que uno vive en sus carnes que lo que uno vive en sus mentes... curioso, hasta en este punto nos contradecimos.

Hora de la cena Campanilla, espero que te termines todo el plato, sino no volverás a cenar las delicias de Nunca Jamás...

(y tú,... ¿brillas en la oscuridad?)

Mararía dijo...

Pe...te contesto:

Cambia todo cambia, a veces es mejor lo vivido, a veces es mejor lo soñado, a veces es mejor lo pensado lo escrito. Sí, somos contradictorios. Pero sabes pejooe a veces “la fantástica realidad supera a la maldita imaginación”

Esta Campanilla se acaba siempre todo el plato, no quiere perderse las delicias de Nunca Jamás…

Y claro que brillo, sobre todo en la oscuridad, como podría sino coserle la sombra a ese despistado de Peter…hombres!!!

Gracias por tu comentario tan bonito como extenso

Dos besos