martes, 23 de noviembre de 2010

Mi Príncipe


Cansada de aguantar zapatitos de cristal que la oprimen y apenas la dejan caminar. La Princesa sale en busca de unas buenas botas, esta vez será el Príncipe el que encuentre la horma de su zapato.

3 comentarios:

claudia dijo...

Las princesas ya no son tan tontas. (menos mal)

Dulce dijo...

Unas botas que no hagan heridas.

Mararía dijo...

las princesas calzan botas y eligen...