jueves, 11 de febrero de 2010

Grotowski

Teatro, lo tuyo es puro teatro, pero un teatro muy enmarañado, entrelazado, virtualizado…te busco y no te encuentro en medio de tanta nube ¿web?
Teatro, lo mío es puro teatro, pero si acaso sea más ¿Grotowskiano?
Me atraen las palabras, vivo y muero por ellas, me da igual el envase que las contenga: libros, libretas, libretos, guiones, periódicos, revistas, gacetillas, panfletos, recetas, canciones… me gustan hasta las de a 30, 60 y 90 (no hubiera o hubiese subsistido sin ellas) y por supuesto el teatro...
¡Ah teatro, lo nuestro es puro teatro!
Y sí cómo te decía; cómo te iba diciendo: me presenté ante ti desnuda, sin escenografía, sin iluminación, sin música…sin técnica alguna. Hasta sin maquillaje a cara lavada es decir, pobre como lo fui, como lo soy e irremediablemente seré.
Teatro, lo tuyo y lo mío es purito teatro…Y despojada de todo elemento superfluo me concentro en ti, para que te veas en mí, porque me vea en ti, en la esencia de lo que un día creí… en lo más puro.
Encontrando códigos morales totalmente ascéticos. Te leí, te sentí y cual
Fausto moderno llegaste al éxtasis a través de mi pasión. Ahora estoy preparada para el martirio; mi condenación eterna. Seré el Mefistófeles hembra y entonaré una marcha triste mientras Mefistófeles macho te carga a su espalda camino de la Cruz.
Y ya sin alianzas ni nuevas ni eternas, podremos recordar instantes esta vez sí; viejos y eternos: el primer beso, el segundo paseo, el último
vino compartido.
¡Ah, carajo! No me vengas ahora con la vaina de que me repito, hoy no hablo de abandono quizá mañana, pero hoy no. Sabes, mañana no tampoco. Hoy sí, hoy también todo es teatro, la vida es puro teatro.

2 comentarios:

Dulce dijo...

Muy bueno, y lo malo es que a veces nos toca ser la llorona y otras la mala, por seguir con la Lupe...

Anónimo dijo...

¡Ah, carajo! Que teatro tan real.