jueves, 17 de septiembre de 2009

Ple-Amar

A veces la vida no es tan compleja, es tan sencilla como mirarme en tus ojos verdes de mar y navegar.
No me preguntes marinero: cuán de cargada llevo mi maleta. Mi equipaje, ahora, es ligero y no importa lo que guardes en tu petate.
El pasado no existe, en el futuro apenas creo. Siempre es hoy y en ti navego.
Marinero, tus lágrimas me saben a mar… A ese mar de Amor, de amor Amar.

1 comentario:

Puri Santana dijo...

Precioso Maite. ¡QUé bueno perder la mirada, el tiempo, aspirar la brisa y recordar al marinero, al que se fue y al que te dejó henchido el corazón.