miércoles, 1 de junio de 2011

Musas

Me voy a la cama rodeada de palabras que no me abrigan nada. Y ahí, se quedan desparramadas por la alfombra, por la almohada, ahogadas en mi vaso de agua.

2 comentarios:

La Zarzamora dijo...

Así es. Pero a veces nos despiertan del vacío y de la nada.
Besos.

claudia dijo...

Sí, A veces no valen ni las palabras.


besos.