viernes, 13 de febrero de 2009

Hoy el aire huele a rosas


¿Has oído el cuento de viejas de que necesitamos un año y un día para saber de verdad, desde el corazón, que alguien ha muerto? Dicen que necesitamos vivir un año entero sin esa persona -su cumpleaños, navidad, etc.- y solo entonces empezamos a aceptar.
Sí, eso dicen, puede que sea así. Hoy hace dos años que no te oigo reír, ni te veo llegar corriendo y marcharte deprisa, como siempre, como entonces. Ya no estás a la hora de la comida hablando por tu móvil, ahí, enfrente de mí, mandándome a callar cuando te pido que comas algo, ya no me tiras un cacho pan, por burlarme de ti y de tu amor. Hace dos años, que ya no me cuentas tus cosas, tus niños, tus dudas, tus reflexiones sobre por qué nosotras siempre damos más, nos damos más, sin condiciones. Hace dos años y algo más, no mucho más (por desgracia te duró poco la alegría) te vi saltar y gritar que te habían dejado fija en la empresa; el mismo que hace, de que ya no me vienes a ayudar a terminar mi trabajo.
Yo te sigo llorando, no a diario, como hace un año, ya ni siquiera me despierto cada noche ahogada en llanto. Pero te sigo llorando, a ratos.
Porque te mereciste mejor vida y una mejor muerte, porque no me resigno, porque no quiero entenderlo. Porque fuiste: una buena hija, una buena madre, una buena hermana, una buena amiga, una excelente compañera, la mejor trabajadora…y siempre, siempre, tan alegre.
Sé que ahí donde estas, cuidas muy bien de alguien, te doy las gracias.
Estoy triste, estamos tristes, ya sabes, todos los que te queremos; pero te prometo no llorar, hoy no. Creo que hoy toca merienda de locas, ya sabes, te esperamos, es en tu nombre.

6 comentarios:

Luna dijo...

Besos

pareja de desecho dijo...

lo has bordado yo tambien la hecho mucho de menos y se q donde kiera q este nos esta mirando y alguna llamadita nos dara al movil jejeje ....no parecen dos años ni parece q se haya ido solo esta de vacasiones en un cielo azul lleno de angeles como ella joe no puedo....te kiero maiteichu

Dulce dijo...

Yo también recuerdo a alguien asi, es verdad, lloras a ratos, y sigue ahi, yo no he podido borrar ni su número del movil, como si esa pequeña cosa me recordase siempre lo especial y buena amiga que era, y sigo queriendo tener su nombre entre los demás. Gracias, Maite, por poner en tus palabras lo que muchos sentimos tras un hasta luego siempre.

Anónimo dijo...

Felicidades

le8al dijo...

Palabras del alma, agotada de tanto dolor pero fuerte y firme en cuanto se refiere al amor.
Un abrazo cargadito de cariño niña

Mararía dijo...

Gracias a tod@s.

Anónimo: no me quedó muy claro lo de felicidades: por el día? por el cuento? ambos?
De cualquier manera gracias


Besos para todos